La infoxicación y cómo está afectando a nuestra sociedad

Cuando hablamos de infoxicación, un término todavía poco conocido, realmente estamos hablando de sobrecarga informativa. Sin duda alguna uno de los grandes males que estamos viviendo en la actual sociedad. Muchos la consideran la principal enfermedad de la sociedad digital del siglo XXI.

Estamos tan rodeados de información abundante incluso sobre el más pequeños de los temas y son tan constantes las distintas interrupciones que nos es prácticamente imposible mantener la concentración en un tema concreto durante períodos largos de tiempo. En artículos anteriores hablé sobre cómo afecta a los estudios o el trabajo, y que el Deep Work es la solución a ello.

Pero esta falta de concentración no sólo afecta a nuestro rendimiento, a nuestra productividad en los proyectos que decidimos avanzar. sino que va un paso más allá para ir en contra directamente de nuestra percepción del mundo.

Cuando la información no deja de brotar sin parar por cada rincón, toda la información pierde valor, tanto su contenido como su continente. Eso hace que cualquier noticia pase desapercibida en cuestión de minutos u horas. Es algo que podría no tener demasiada importancia. Pero cuando incluso los mayores atentados de la historia de occidente pasan desapercibidos en poco tiempo para atender nuevas noticias, nuevos temas, nuevo, nuevo… todo lo nuevo. Es entonces cuando deberíamos empezar a plantearnos cómo está afectando a la sociedad, a nuestro mundo, a lo que está por venir… esta infoxicación que estamos viviendo. 

Aunque no vamos a hablar de fantasmas ni de ovnis, veo a bien traer al gran Iker Jiménez con su habitual estilo comunicador para compartir una reflexión interesante sobre este tema. No es un tema con una respuesta, no existe una solución clara si no nos queremos mudar a un monasterio tibetano para escapar de todo esto que nos rodea. Pero es un tema interesante de reflexionar que seguro te hará ser consciente un poco mejor del mundo en el que vivimos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *